¿Cuándo añadir peso al ejercicio de Scaption?

Habitualmente, la progresión de la carga en los ejercicios de rehabilitación suele realizarse valorando factores como la escala VAS (dolor), la escala BORG (valoración del esfuerzo percibido), el número de series y de repeticiones, el tiempo de evolución del proceso, los requerimientos propios de cada paciente, etc.

Sin embargo, como vamos a ver en este caso, hay un factor que puede ser determinante y que, a menudo, no es tenido en cuenta: el análisis de las alteraciones del movimiento escápulohumeral.

El ejercicio de elevación en el plano escapular (Scaption) suele introducirse en los programas de rehabilitación cuando se está preparando al paciente para realizar gestos de alcanzar por encima del nivel de la cabeza en cadena cinética abierta. Sciascia et als. comprobaron que, durante este movimiento, se alcanzan niveles  de activación eficaces para su utilización como ejercicio de potenciación en varios grupos musculares, entre los que se encuentran el supraespinoso, el infraespinoso y el serrato anterior (1)

Concretamente, en cuanto al serrato anterior, su activación va aumentando a medida que aumenta el ángulo de elevación. Además, tanto durante la fase concéntrica como durante la fase excéntrica del movimiento, dicha activación se mantiene por encima del 20% MVIC (contracción isométrica voluntaria máxima), que es el nivel mínimo necesario para que un ejercicio sea considerado eficaz en la potenciación de un músculo (2)

Por ello, al solicitar de forma simultánea la actividad de los músculos del manguito rotador y del serrato anterior, el scaption puede considerarse un ejercicio ideal para el entrenamiento de la estabilidad del hombro vía coordinación muscular.

Un aspecto muy interesante a tener en cuenta respecto a la prescripción de este ejercicio es observar cómo se modifican los valores de activación muscular cuando se añade carga durante su ejecución.

Castelein y su equipo, de la Universidad de Ghent (Bélgica) compararon, en un estudio controlado de laboratorio, la actividad muscular generada durante el ejercicio de scaption en 21 sujetos, con y sin carga (3)

Los resultados se pueden ver en la siguiente gráfica:

Vemos como, al añadir carga al ejercicio, se duplica la activación del serrato anterior. Además, las 3 porciones del trapecio superan ahora el 20% de MVIC, por lo que este ejercicio realizado con peso se convierte en eficaz para la potenciación del trapecio. Pero, por otro lado, también vemos que entran en juego los músculos pectoral menor, elevador de la escápula y romboides mayor.

¿Qué implicaciones clínicas puede tener esto?

Los músculos pectoral menor, elevador de la escápula y romboides mayor participan en la rotación inferior de la escápula, por lo que su potenciación debe ser limitada en pacientes que presenten un déficit de rotación superior escapular. Esta alteración del movimiento ha sido observada en sujetos con patología de hombro, relacionándose con el síndrome de impingement subacromial y la inestabilidad glenohumeral (4, 5) Por otro lado, se ha comprobado que el Scapular Assistance Test – maniobra en la que se facilita manualmente la rotación superior de la escápula durante la elevación – modifica los síntomas en un tercio de los pacientes con patología de hombro, y en un 48,5% de los que presentan discinesia escapular (6), lo que sugiere la relación de este movimiento con la clínica que presentan estos pacientes.

Por tanto, como conclusión podemos decir que, antes de añadir carga al movimiento de scaption, es importante comprobar que el movimiento de rotación superior de la escápula está dentro de la normalidad, para asegurarnos de no provocar, con este ejercicio, desequilibrios en la musculatura escapular responsable del componente de rotación.

Relacionar los datos obtenidos de los estudios científicos con la práctica clínica es lo que hace que el trabajo de todos estos investigadores, tan interesante, se transforme en algo realmente valioso para el avance de nuestra profesión, y sobre todo, para obtener mejores resultados con nuestros pacientes.

De todo esto hablaremos en el curso organizado por el Colegio Oficial de Fisioterapeutas del País Vasco para los días 27, 28 y 29 de Septiembre en su sede de Bilbao, “El sistema del Movimiento del Hombro: Prescripción de ejercicio terapéutico con la ayuda de una aplicación”.

Mucha ciencia y mucho ejercicio, y la tecnología necesaria para relacionarlos… en el abordaje de la patología del hombro.

 

  1. “Electromyographical comparison of four common shoulder exercises in unstable and stable shouldersSCIASCIA A,KUSCHINSKY N,NITZ AJ,MAIR SD,UHL T. Rehabilitation Research and Practice Volume 2012, Article ID 783824, 11 pages
  2. “A comparison of serratus anterior muscle activation during a wall slide exercise and other traditional exercises” HARDWICK DH, BEEBE JA, MCDONNELL MK, LANG CE. J Orthop Sports Phys Ther. 2006 Dec; 36(12):903-10.
  3. “Superficial and deep scapulothoracic muscle electromyographic activity during elevation exercises in the scapular plane CASTELEIN B, CAGNIE B, PARLEVLIET T, COOLS A. J Orthop Sports Phys Ther. 2016 Mar;46(3):184-93
  4. Scapular positioning and movement in unimpaired shoulders, shoulder impingement syndrome, and glenohumeral instability” STRUYF F, NIJS J, BAEYENS JP, MOTTRAM S, MEEUSEN R. Scand J Med Sci Sports. 2011 Jun;21(3):352-8
  5. “The association of scapular kinematics and glenohumeral joint pathologies” LUDEWIG PM, REYNOLDS JF. J Orthop Sports Phys Ther. 2009 February;39(2):90-104
  6. “A positive scapular assitance test is equally present in various shoulder disorders but more commonly found among patients with scapular dyskinesisRABIN A, CHECHIK O, DOLKART O, GOLDSTEIN Y, MAMAN E. Phys Ther Sport. 2018 Nov;34:129-135